El coche eléctrico, el timo de la estampita

357.425 Km. Ese es el número que marca el cuentakilómetros de mi coche. – “Pues te va tocando cambiarlo”-. Sí, efectivamente, después de 11 años ya va siendo hora, pero deja que te diga una cosa: es un diésel de los de antes, de los que duraban media vida y aún no me ha dado ni un sólo problema. La cuestión es ¿qué coche debo elegir? ¿crees que un eléctrico es la mejor opción? Pues para mí no lo es y es una opinión que voy a fundamentar dándote algunos motivos de peso por los que todavía no compro la idea del coche eléctrico:

1.- Durabilidad. ¿Cuántos Kilómetros de vida útil tiene un coche eléctrico? Los fabricantes estiman que la batería debe durar alrededor de 3.000 ciclos de carga o lo que es lo mismo, unos 8 años o 150.000 km. Pero claro, esto depende de las condiciones de carga y su uso. Ahora es cuando vienen las curvas, el 66% de los vehículos del parque móvil español tiene más de 10 años y el 50% más de 15 años. ¿De verdad que vamos a cambiar a un sistema que nos obliga a cambiar de coche (o al menos de batería, que son más de 15-20.000€) cada mucho menos tiempo? ¿Tan comprometidos estamos con este tema? Lo dudo.

2.- El precio. Dependiendo del modelo, un coche eléctrico es entre 5.000€ y 18.000€ más caro que uno de combustión. La fabricación de baterías es muy cara y tanto el litio, el cobalto y el níquel, elementos de gran importancia en la fabricación de baterías, son escasos y tienen un precio muy volátil. Además, para la fabricación de un vehículo eléctrico se requiere el doble de energía que un vehículo tradicional. Por otra parte, el volumen de producción también es un factor a tener en cuenta y la repercusión de unos enormes gastos sobre una cantidad de vehículos relativamente pequeña puede hacer que los costes actuales de producción sean proporcionalmente más altos que los de coches de combustión.

3.- Demanda de energía. ¿Hay suficiente energía en la red para atender el consumo de estos coches? A corto plazo sí. Voy a hacer unos números sencillos. Pongamos que en 2030 el 25% de los 30MM de vehículos que hay en nuestro país fueran eléctricos y que recargan simultáneamente por la noche, cuando es más barato. Un punto de recarga lenta ronda los 3 kW, por lo que necesitaríamos generar cada noche una potencia de 22.500 MW, sólo para los coches. España tiene una potencia instalada de unos 119.000 MW y no tendría por qué ser un problema a priori, pero, sin embargo, al aumentar la demanda en periodo nocturno podría ocurrir que el precio del kW subiera en ese periodo y fuera mucho menos rentable. Llevado a un extremo, podría darse el caso de que fuera necesario quemar carbón o gas de forma puntual para sofocar la demanda, produciéndose una paradoja: sería como cargar un coche eléctrico con un grupo electrógeno de diésel.

4.- Baja autonomía y pocos puntos de recarga.  En mi opinión, este es uno de los puntos más débiles y que más me echa para atrás. Si sólo tienes un coche y es eléctrico, para usarlo en trayectos largos tendrás que planificar al tu viaje al detalle, además de tener menos margen para cubrir imprevistos. Los puntos de recarga aún son escasos y los conductores que no dispongan de una plaza de garaje en propiedad para instalar un punto de recarga se verán discriminados. Dependerán de la infraestructura pública y eso puede desencadenar largas colas para recargar y una gran saturación del servicio sobre todo con las velocidades de carga actuales.

5.- Es un tiro en el pie de la industria del automóvil. El sector del automóvil no levanta cabeza. Después de la crisis de los microchips y de una débil demanda tras la pandemia, los consumidores no tienen confianza en que la solución eléctrica sea tal y esto se ve en sus cifras de ventas. Las inversiones en nuevas líneas de producción para este tipo de vehículos han sido muy altas y a día de hoy, el coche eléctrico no está teniendo la penetración esperada. Para más inri, están surgiendo nuevos problemas en la fabricación de estos vehículos debido a que sus componentes, tan específicos, resultan aún muy escasos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
X (Twitter)